El coaching funciona: mi experiencia como cliente

Ayer me preguntaban si el coaching funciona, si tengo alguna experiencia de un proceso de coaching con éxito. Sí que la tengo, y no me refiero a la satisfacción percibida en los clientes durante los procesos de coaching que estoy realizando, me refiero a mi propia experiencia como cliente de un proceso de coaching.

Considero que es muy recomendable (por no decir imprescindible) para todo coach contar con la experiencia de ser cliente de un proceso de coaching. Yo llegué a iniciar mi formación como Experto en Coaching sin esa experiencia, conocía el concepto y una persona muy cercana a mí había participado en un proceso de coaching ejecutivo. Fue esta persona, precisamente, quien me animó a iniciar mi formación como coach, quizá porque percibiera en mí ciertas competencias favorables para ello. Pero lo cierto es que llegué al Master sin esta experiencia práctica.

Durante el Master, tuve la oportunidad de practicar de forma simultánea como coach y como cliente, pero siempre se hacía sobre técnicas o competencias concretas, no de forma integrada en un proceso. Sin embargo, durante la tercera jornada de mentoring a la que asistí, me ofrecí como cliente para un proceso completo, con un sorprendentemente innovador método propuesto por el mentor.

No exagero cuando afirmo que aquel proceso cambió mi vida de forma radical. Me permitió superar un problema que arrastraba desde la adolescencia y que afectaba a toda mi vida en su conjunto. Desde entonces soy una persona diferente y me sorprende descubrir como mejoro día a día en muchas facetas de mi vida.

Ahora, ofrezco esto mismo a otras personas con el convencimiento y la seguridad de lo positivo que es para una persona experimentar un proceso de coaching. Así lo percibo en las personas con las que estoy trabajando y en mí mismo a cada día que pasa. Lo difícil es encontrar una experiencia de coaching sin éxito.

No descarto volver a realizar un proceso de coaching en un futuro, como cliente, para ello sé que cuento con un monton de amigos que son excelentes coaches.