Vivir a mil por día

Cada día que amanezco celebro la vida. Algunos días con más efusividad que otros. Algunos días con más sufrimiento que otros. Pero, dentro mi limitada capacidad humana, hago lo posible por tener en cuenta, y contar, cada día que pasa.

Hoy, cumplo 13.000 días de vida. Sólo es un día más, como el resto. Pero siendo consciente de la cuenta, y dejándome llevar por la afortunadamente poética redondez del número, he decidido hacer mi íntima celebración cotidiana algo más pública y dedicar esta noche un poco de tiempo para conmemorarlo con las personas que más me quieren.

Y al mismo tiempo, con este texto, compartir mi serena alegría con toda aquella persona que me lea. Muchas de las cuales, aunque no me acompañen hoy en el espacio y el tiempo, sé que me aprecian y me incluyen entre las personas con nombre propio que forman parte de sus biografías.

Como bien sabe una de las poquísimas personas que me conocen de verdad, siempre hago esta cuenta con una doble perspectiva: un día más, y un día menos. Esta cuenta que avanza de uno en uno (o de cien en cien, en esas épocas en que me siento tan débil que no tengo ni fuerzas para seguir contando que estoy vivo) es también una cuenta atrás extraña, de una cantidad total desconocida. Sé que cada día que pasa es un día menos hasta el que será el último. Y este instrumento de medida me resulta especialmente útil para disfrutar, todavía más si cabe, cada nuevo día.

Como le decía a alguien hace unos meses, hace ya bastantes miles de días que aprendí a morirme y lo considero uno de los mejores aprendizajes que he hecho en la vida. Y en este curso de formación continua en el arte de vivir que estoy haciendo, sigo aprendiendo y creciendo y madurando, sobre todo cuando los cambios que están más allá de mi control me ofrecen nuevos horizontes que explorar.Quiero hacer público mi agradecimiento a todas las personas que han estado un día, o varios, o muchos de ellos, conmigo, compartiendo parte del viaje que hacemos todos dando vueltas en espiral por el universo subidos a esta canica azul.

Deseo contar muchos más días en compañía vuestra y que todos juntos sigamos celebrando la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *