Seleccionar página

Poesía

¿Por qué escribo poesía? Esta pregunta se responde, en parte, en mi propia obra poética. Pero se podría decir que me enamoré hace muchos años de la belleza del lenguaje y de sus posibilidades expresivas. La poesía es una de las formas de pensamiento que practico y me ayuda a atrapar ideas que sería muy difícil expresar con otro tipo de textos. ¿Por qué publicarla aquí? Porque creo que el arte exite para ser compartido, para que sirva de puente entre dos universos. Espero que quien llegue aquí respete la autoría y, si se quiere servir de mis obras, las cite con responsabilidad. Pero, sobre todo, deseo que las disfrutes.

LIRAS

Cronología

Llevo varios años componiendo liras, poco a poco. Por si alguien quisiera comprender el contexto temporal de cada lira, dejo esta relación:
1ª etapa: liras 1 – 17 (entre 2015 y 2016)
2ª etapa: liras 18 – 24 (entre 2016 y 2017)
3ª etapa: liras 25 – 50 (entre 2017 y 2018)
4ª etapa: liras 51 – 82 (entre 2018 y el verano de 2019)
5ª etapa: liras 83 – 106 (septiembre y noviembre de 2019)
6ª etapa: liras 107 – 128 (de diciembre de 2019 a marzo de 2020)
7ª etapa: liras 129 – 156 (de abril a agosto de 2020)
8ª etapa: liras 157 – 175 (de septiembre a diciembre de 2020)
9ª etapa: liras 176 – 192 (de enero a marzo de 2021)
10ª etapa: liras 193 – 219 (de abril a agosto de 2021)


Liras de una mente intermitente

Universógrafo

Lira 60
El sol siempre está fuera.
Lejano y filtrado, nos da energía.
Farol de nuestra era,
nos aniquilaría
si no lo esquiváramos medio día.

Lira 105
Nada. En millones de años,
nada. Ni siquiera olvido. Sin huellas.
Evito desengaños.
Y en las noches más bellas
recuerdo que volveré a las estrellas.

Lira 38
No existe solución
a la termodinámica aporía.
Materia en dispersión…
Degradada energía…
Y, sin embargo, escribo. Todavía…

Lira 89
¡Ahí va otra vuelta entera!
(El sol atravesando el horizonte.)
Nada para ni espera
a aquél que se desmonte
de este corto espacio-tiempo simbionte.

Lira 32
El tiempo es un abstracto
enemigo imaginario, sin masa
ni voz ni aspecto exacto.
Cualquier linde rebasa
como quien anda por su propia casa.

Lira 95
Silenciosa belleza,
la oscura música de las estrellas.
Humanaturaleza
de luminosas huellas
pisando el cielo de las noches bellas.

Lira 198
Descanso en la belleza,
la luz que sobre el mundo se derrama.
Luz que en todo tropieza
sombreando la trama,
la urdimbre, de un futuro panorama.

Lira 96
Otra enana amarilla,
otro punto de luz, que en un lejano
cielo nocturno brilla.
Cerca, un planeta enano
y, en él, se maravilla un ser humano.

Mundense

Lira 91
Antes, éramos todos
vástagos del pretérito imperfecto
de imperativos modos.
Ahora, se es el aspecto
condicional de un estilo indirecto.

Lira 15
Los muertos no se quejan.
Los vivos, que han ganado la partida,
celebran y festejan,
sirviendo de comida
los mismos fiambres que les dan la vida.

Lira 42
Al final, el olvido.
Este viento, quieto. Esa estrella, helada.
Este placer, perdido.
Nada. Al final, nada.
Y, mientras, nuestra vida, entusiasmada.

Lira 65
Férrea esfera oxidada
girando envuelta en singular reacción
que te tiene habitada
por la que a la sazón
eres tú misma en descomposición.

Lira 87
El mundo nos respira.
Nos llena de aire y, luego, nos vacía.
Mientras el mundo gira,
el aire, cada día,
nos ahoga en su agónica aerearquía.

Lira 113
Historia universal,
vanidad de vanidades humanas.
Creer que este animal
y sus cosas mundanas,
son la razón enredada entre branas.

Lira 137
Siempre por el más débil
eslabón se romperá la cadena.
Siempre por el más débil.
No hay cadena más buena
que el eslabón que soporta más pena.

Lira 33
Los desprecios y anhelos;
toda preocupación, culpa y descuido;
fatigas y desvelos;
búsquedas de sentido;
no harán huella en los campos del olvido.

Lira 46
Buscamos las verdades
que parecen ocultas y escondidas.
Pero, las realidades
obvias de nuestras vidas,
evitamos que sean percibidas.

Lira 36
Crea neguentropía
con el agua, la tierra y el calor
del sol de cada día.
Siembra el agricultor
la vida, el tiempo ara y cosecha amor.

Lira 47
Pretenden conquistar
el imperio de nuestras emociones
para, así, gobernar
un erial de razones.
Es la ilusión de regir ilusiones.

Lira 129
Nuevas mitologías
narradas en riguroso directo,
nuevas tecnologías
con inmediato efecto
plasmando un nuevo enemigo perfecto.

Lira 34
Dioses, templos y ritos,
infinitas formas de trascender,
viejos y nuevos mitos
que ayuden a entender
cómo vivir sin elegir nacer.

Lira 175
Toda la gente rota,
vestigio de una vida y sus palizas,
cuya belleza brota,
después de hacerse trizas,
como quien renace de sus cenizas.

Lira 48
Que no sepa tu izquierda
todo lo que hace tu mano derecha.
Que todo aquel que pierda
no supere la brecha.
Que ni una utopía sea satisfecha.

Lira 69
Toda herramienta puede
llegar a ser en arma convertida
porque lo que sucede
es que, en definitiva,
no hay más arma que el desprecio a la vida.

Lira 83
Somos nubes, flotando
sobre materia electromagnética,
colores reflejando,
con espectral estética,
en las fronteras de nuestra genética.

Lira 44
Somos tubos conscientes,
con agujeros de entrada y salida.
Digiriendo nutrientes.
Percibiendo la vida.
Girando en una roca suspendida.

Reflexionancia

Lira 141 
Equivócate pronto
y aprende rápido, con mente lenta.
Y aprende a hacer el tonto.
Y aprende a darte cuenta
de que la experiencia se experimenta.

Lira 2
Si escribir es pensar,
el lápiz dibuja mi pensamiento.
Si vivir es cambiar,
eterno movimiento,
el lápiz es el mapa en que me oriento.

Lira 61
Soy solo un espejismo,
un simulacro de luz, los reflejos
y ecos de un solipsismo…
Yo, aquí en mi mundo, lejos
de todo… No me veo ni en los espejos.

Lira 86
Soledad abismal
deambulando en surcos de un laberinto
infinitesimal.
El visceral instinto
intelectual de un instante extinto.

Lira 140
No malgastes tu tiempo,
o el tiempo será el que a ti te malgaste.
Musas de pasatiempo
que una vez escuchaste.
Ecos de los recuerdos que olvidaste.

Lira 142
Conocer la ignorancia
es bueno, ignorar el conocimiento
es malo. Ten constancia
en el descubrimiento
y perseverancia en el pensamiento.

Lira 80
Buscando la frontera
qué separa lo efímero y lo eterno
se frena y se acelera
el tiempo en que me cierno
y cartografío mi espacio interno.

Lira 19
Las palabras son formas,
sombras del pensamiento, siluetas,
gobernadas por normas
que mantienen sujetas
las luces que rebosan nuestras grietas.

Lira 52
Mi palabra es tu espejo.
Y, si llegas a comprender mi enigma,
se marcará el reflejo
del neuronal estigma.
Así se reproduce un paradigma.

Lira 161 
Resulta imprescindible
el mapa para alcanzar el destino.
Sin mapa es imposible.
Pero es un desatino
esperar a que el mapa ande el camino.

Lira 88
Contamos con los dedos
porque, lo que en verdad nos hace humanos,
no son ni ideas ni credos,
sino los soberanos
prodigios digitales de las manos.

Lira 23
Mi tiempo se agota,
gota a gota. Y es insuficiente
para una vida rota.
Derrota de mi mente
frente a un tiempo que avanza intermitente.

Lira 81
Para ti, el mundo es nuevo.
Todos mis recuerdos y mi memoria
te entregan el relevo,
que para ti es la historia.
El tiempo escapa sin escapatoria.

Lira 43
Me abruma el infinito
al tiempo que me pierdo en un instante.
A veces, pequeñito.
Otras, como un gigante.
Mi cuerpo es un laberinto pensante.

Lira 176
Feliz con mi tristeza.
Feliz también con toda mi alegría.
Feliz con la certeza
de que esta duda mía
será respondida el último día.

Lira 133
No ser benevolente,
como no lo son la tierra o el cielo.
Vivir indiferente
a todo desconsuelo.
Esta es la sabiduría que anhelo.

Lira 144
Este eterno retorno
a los límites de mi inteligencia,
frontera sin contorno,
arenas de consciencia
frente a un océano de indiferencia.

Lira 183
Mi caos es tan profundo,
asomarse y mirar da tanto miedo,
que me río y me hundo
y me escapo y me quedo
y me busco y encontrarme no puedo.

Lira 206
Hay paz en la tormenta.
Hay luz, dentro, en la nube más oscura.
Y no hay día que no sienta
que mi verdad más pura
se esconde cada noche en mi locura.

Lira 84
Otro mundo es posible,
con casi infinitas alternativas.
Magnitud inasible
de opciones fugitivas:
mis imaginarias vidas furtivas.

Lira 98
Te veo y no te veo.
Me abro a tu estimulante radiación
y veo lo que creo
que impulsa mi visión
al interior de mi caparazón.

Lira 99
Con geometrías perfectas
los sinuosos surcos de mi corteza
dibujan líneas rectas
dentro de mi cabeza
cartografiando la naturaleza.

Lira 103
Tocamos lo que vemos
llenándonos los ojos de fotones
y la luz recogemos
en conos y bastones
para estimular imaginaciones.

Lira 165
La luz que baña el mundo
sólo es luz para el ojo que la mira,
que atrapa en un segundo
el espectro que inspira
a una mente que visiones delira.

Lira 172
Cada día que pasa
el mundo se me hace más transparente
y siento la argamasa
que une escombros de gente
rota tras cada fachada aparente.

Lira 138
En mi profunda cueva,
buscando una verdad incontestable,
pura, que no se mueva,
para una vida estable,
dura, como este universo insondable.

Lira 130
Hábito de añoranza,
llenando la oscuridad silenciosa
de una falsa esperanza.
Mi mente tormentosa
diluviando en la noche tenebrosa.

Lira 131
Horas horizontales,
torcidos renglones de soledad
en vidas verticales,
curvas de gravedad
que tienden a la singularidad.

Lira 201
Extraño. Diferente.
Peligroso. Cual tigre en un rebaño.
Sé que ya no soy gente.
Sé que ya no me engaño.
Sé vivir siendo dueño de mi daño.

Lira 211
Feliz en este abismo.
Aquí, al caer, todo parece quieto.
Estático espejismo
de un devenir sujeto
al punto en el que yo estaré completo.

Lira 212
Todo tiempo es ahora.
Toda coincidencia es una ilusión
de esta mente que implora
salir de la prisión
que es una vida sin repetición.

Lira 132
Si soy suprahumano
si, muerto Dios, he dejado el rebaño,
con mi vida en la mano,
con mi gozo y mi daño,
con mi sombra… Soy caminante extraño.

Lira 199
He aprendido a creer
que el buen caminante no deja huellas.
He aprendido a vencer
sin armas ni querellas.
He aprendido a ver sin la luz de estrellas.

Lira 7
Sabes quién soy, ¿verdad?
Tu daño, tu dolor, tu sufrimiento,
tu triste soledad,
tu pena, tu lamento…
Yo soy tú. Tú eres yo. Tu pensamiento.

Lira 122
En mis dedos, clavadas,
sólo quedan dolorosas espinas.
Recuerdos como espadas
que encuentro en las esquinas
olvidadas de una memoria en ruinas.

Lira 125
Hoy, vengo a hacer las paces
con los demonios de mi inteligencia.
Sin darte cuenta, naces,
y vives sin consciencia
mientras la muerte esperas con paciencia.

Lira 126
Pesa la incertidumbre.
Duele cargar dudas en la cabeza.
Y, con la pesadumbre,
buscando la certeza,
la razón pierdo en mi naturaleza.

Lira 68
Sabes que lo que es, es.
Y la realidad suele ser tozuda.
Y lo mides y ves.
Y no hay lugar a duda.
Mas cuesta aceptar la verdad desnuda.

Lira 181
Desatinado sino,
providente propósito prescrito,
tortuoso camino…
No doy por ti ni un pito,
ni te creo, ni te espero, ni te admito.

Lira 50
¿Acaso hay mayor pena
que la que se sabe hermana del daño?
¿Es que hay mayor condena?
¿Verdugo hay más extraño
que el que ha de dar muerte a su propio engaño?

Lira 62
Sólo intento entender.
Y no lo entiendo. Pero, igual, lo intento.
O aparento saber,
mientras espero, atento,
atrapar, de pronto, al conocimiento.

Lira 106
Creer es tan humano.
Creer que aquí donde vivo es mi casa.
Creer que esta es mi mano.
Creer que el tiempo pasa.
Creer que quien soy está aquí en mi masa.

Lira 119
Flotando en una lata,
muy por encima del lejano mundo…
Mi tiempo se dilata
al ritmo moribundo 
de la agonía de cada segundo.

Lira 166
Hay miedos que mirar
da miedo. Reconocer la amenaza
que se quiere evitar
a la vez que se abraza
da un miedo que al gritarse te amordaza.

Lira 9
¿Puedo encontrar valor
para los miedos que mi mente inventa?
¿Puedo pensar mejor?
¿Es mi mente tan lenta?
¿Puede un rayo domar una tormenta?

Vidacultor

Lira 37
Siempre hay un camino
en tanto siga vivo el caminante.
Y, aunque no haya destino,
dando un paso adelante
se responde al eterno interrogante.

Lira 109
¿Yo? Sobrevivir hago.
Resistiendo frente al mar y las olas
porque, si no, naufrago.
Mis sirenas, solas,
me susurran ecos de caracolas.

Lira 30
Yo fui, yo estuve aquí,
en un instante de memoria viva,
testigo de que vi
la realidad furtiva
a través de mi propia perspectiva.

Lira 195
El ruido del silencio
siempre hace eco en este universo ciego.
Presente, lo presencio.
La vida es sólo un juego
y nadie sabe lo que viene luego.

Lira 75
Saber vivir muriendo.
Creer que nada habrá al otro lado.
Subir retrocediendo.
Perder lo ya ganado.
Ser un anciano niño enamorado.

Lira 193
¿Cuándo he sido feliz?
Que yo sepa, siempre lo he sido ahora.
Instante sin raíz.
Frontera voladora.
Un tiempo que de un sueño se enamora.

Lira 10
Todo lo que yo he sido,
las ruinas y el legado de mi historia,
todo lo que he vivido,
no cabe en mi memoria
pero holla el cauce de mi trayectoria.

Lira 40
La asíntota vital
que guía este improvisado proyecto
se aproxima al ideal
de un código imperfecto
que evoluciona sin causa ni efecto.

Lira 22
Toda la vida entera
es un juego sin libro de instrucciones.
Gana quien persevera.
Y, sin contemplaciones,
quien pierde, muere; sin continuaciones.

Lira 192
«La vida…» Todo cabe en
un «telar mágico»: la mente humana.
Y, aunque hay vidas que acaben
sin hallar un mañana,
impera una esperanza soberana.

Lira 194
Sé vivir sin raíces,
dejándome llevar por las quimeras
de musas aprendices.
Sé vivir sin fronteras
persiguiendo ideas aventureras.

Lira 168
Esta vida prestada
existía ya antes de yo nacer.
Mi vida enamorada
de un vivir que es doler
sabe que, aún no estando yo, podrá ser.

Lira 85
Arma de doble filo.
A la vez, herramienta y amenaza.
Tensor del vital hilo,
sostiene y atenaza
la vida que a este problema se abraza.

Lira 66
Voy pisando el camino
abierto en las huellas de mi ascendencia,
buscando mi destino
espero con paciencia
dar con los pasos de mi descendencia.

Lira 12
La vida, que al vivir
se hace, más allá de la frontera
que la muerte al morir
deshace, persevera;
obra viva, vivida y verdadera.

Lira 25
Conozco de lo eterno:
nada esperas y a ningún lugar vas.
Regreso del Averno
y, sin mirar atrás,
cada día es como un regalo más.

Lira 17
Sea mi Vida profunda
y ancho el camino de mi Libertad.
Felicidad fecunda
y mi Amor voluntad.
Sea mi Honor práctica de la verdad.

Lira 1
Hecho de aire, agua y sal,
en préstamo tomados por la vida,
soy materia inmortal
que, a su forma esculpida,
se siente ajena de a lo que está unida.

Lira 4
Como cuero curtido,
ahogado, golpeado con dureza,
en mierda sumergido…
Flexible fortaleza
da vivir más allá de la certeza.

Lira 108
Agradable dolor 
de músculos rotos y desgarrados
que llenan de calor
estos días helados
en sordas soledades naufragados.

Lira 127
Sano dolor salado
del suave y sabio daño en que me instruyo,
en el que he encontrado
la marca de mi orgullo
sobre la carne en que me constituyo.

Mortificida

Lira 104
Solo, en la oscuridad,
paciente, espera a que se abra la puerta
de su alma a la verdad.
Esta vida está muerta.
Más allá, otra espera ser descubierta.

Lira 18
Si cien veces me caigo,
una más aprenderé a levantarme.
Si al vivir me distraigo
y trato de escaparme,
dame muerte para resucitarme.

Liras 55, 56 y 57
Antigua compañera.
Has pasado tan cerca que te siento.
Nunca nadie te espera.
Impotente y atento
te he visto llevártelo en un momento.
Somos poco probables.
Si existimos es por casualidad.
Azares inestables
nos mueven sin piedad
al filo de la imposibilidad.
Cuando una muerte viene
y una vida se va, sin esperar,
el tiempo se detiene
y toca celebrar
la vida que se quiere recordar.

Lira 114
No hay mayor soledad
que una enterrada entre sueños truncados,
hueca solemnidad,
corazones parados,
proyectos y recuerdos apagados.

Lira 21
Al final del camino,
la muerte, paciente, me está esperando.
Yo, mientras, imagino
que seguiré buscando
qué para qué tiene el dónde en el cuándo.

Lira 51
Cuando llame a mi puerta
(yo, sin preparar, a medio vestir)
y acabe la incierta
espera, he de decir
que siempre supe que me iba a morir.

Lira 20
Todo el miedo, la angustia,
la airada euforia, la ira exacerbada…
Toda la alegría mustia,
la pena temperada…
Todo lo que fue. Todo será nada.

Lira 218
Cuando el silencio grita,
cuando la ausencia, al calor, se dilata,
cuando quien no da quita,
cuando el vacío delata,
lo que te hace más fuerte también mata.

Lira 49
El fuego del dragón
me hizo carbón. Atravesé el desierto
valle. La depresión.
Resucitado y muerto.
Contradicción. Sueño que me despierto.

Eroticosis

Lira 134
Tu voz, un manantial
en mi desierto, un regalo de aliento,
maravilla vocal.
Tu voz, tu amable acento,
despierta el amor del que me alimento.

Lira 145
No me quiero olvidar
de que aprendí a amar, aunque me distraigo
con mi soledad. Mar
donde me hundo, si caigo
en el profundo hogar del desarraigo.

Lira 101
Se puede amar sin miedo,
abrazando nuestra insignificancia.
Esperanza sin credo.
Tú, yo y la circunstancia
de un universo entero de distancia.

Lira 186
De sueños imposibles
está mi vida llena. De olvidar
tus labios inasibles
de sirena. De amar
el recuerdo de un sueño al despertar.

Lira 123
Déjateme prestada.
Préstame tus ojos para mirarlos
con la luz apagada
y, soñándote, amarlos.
Permíteme que sueñe enamorarlos.

Lira 215
Fue tan largo el amor
y será tan imposible el olvido
que no cabe el dolor
por todo lo perdido.
Agradezco el haberte conocido.

Lira 128
Amante sin amada,
enamorado de un sueño imposible.
¿Qué busco en tu mirada?
Hacerme inteligible
antes que pierda el último fusible.

Lira 157, 158 y 159
Se pierde sin querer.
Te perdí cuando menos lo esperaba.
Y aunque se podía ver
venir, yo no miraba.
Tampoco estaba en ti lo que buscaba.
Yo buscaba la vida,
perdida en las sobras, la libertad,
en tu orden escondida,
y la felicidad.
Con o sin amor. Feliz soledad.
Soledad no buscada,
no elegida. Nunca fue esta mi opción.
Soledad aceptada,
no con resignación,
con amor. Amarte es mi decisión.

Lira 171
Amarte sale solo
porque «en ti me amo también a mí mismo».
Si yo no lo controlo
me lanzaré al abismo
y me enamoraré de un espejismo.

Lira 102
Amar era el misterio
que fundamentaba mi religión.
Hoy, me lo tomo en serio
y, con laica pasión,
amo tener un lado del colchón.

Lira 112
Mi amor fue descubierto
antes de que el otoño marchitara
tu amor. Ahora, muerto
tu amor, si no quedara
mi amor, quizá el invierno me matara.

Lira 167
Tu abrazo ha despertado
rescoldos del pasado, el recuerdo
de un amor olvidado.
Te amo, callado y cuerdo,
y me pierdo en el beso que me muerdo.

Lira 179
Esta ilusión de amarte
me acercó al límite de la locura,
soñando enamorarte,
rendido a tu ternura
y abandonándome en la noche oscura.

Lira 180
Tus abrazos de musa
me salvan de naufragar en un mar
de poesía difusa.
Y me pierdo al soñar
que en tus brazos me volveré a encontrar.

Lira 177
Yo sin ti soy más yo.
Yo sin ti soy todo lo que me quedo.
Yo, que fui quien perdió,
sé que de ti procedo
y te agradezco lo que de ti heredo.

Lira 162
Como quería anteayer
querré igualmente pasado mañana:
queriendo no querer.
Nostalgia cotidiana
de quien no quiere ser cáscara humana.

Lira 118
Son casi dieciséis
años de trayectoria detenida
con casi treinta y seis.
Es casi media vida
que no sé si está ganada o perdida.

Lira 115
Un misterio parece
que al final te haya dejado dejarme.
Como quien lo merece.
Como sin esperarme
lo que escuché a tu silencio gritarme.

Lira 120
Imagino besarte
y mi cuerpo entero tiembla de miedo.
Tengo miedo de amarte.
Tengo miedo y no puedo
soltarte del amor en que me enredo.

Lira 174
Igual que se ama al fuego,
que cerca calienta y pegado quema,
a tu calor me entrego
con devoción extrema.
Amor que arde en las llamas de un poema.

Lira 163
No sé vivir sin ti,
sin un ti tuyo al que agarrarme ardiendo,
un ti dentro de mí.
Un ti que hoy tú estás siendo.
Mañana, de otro ti estaré viviendo.

Lira 97
Te quiero ver crecer.
Te quiero ver ganarte el mundo entero.
Te quiero convencer,
con este amor sincero,
de que seré tu amante compañero.

Lira 197
Quizas, de tanto amar,
la vida parezca cobrar sentido.
Como si, al recordar
todo lo que has querido,
vencieras al inexorable olvido.

Lira 136
Se me perdió el amor.
Siempre he sido bastante despistado.
¿Pude buscar mejor?
¿Ser más organizado?
Tal vez… A saber dónde está guardado.

Lira 110
Amor. Desierto helado
que va expandiéndose por mi memoria,
secando aquel pasado,
secando nuestra historia,
en el gélido infierno de tu gloria.

Lira 111
Feliz tristeza, amor,
al ritmo de mi infinita paciencia
perdido sin dolor.
Inagotable esencia
agotada en su forma de experiencia.

Lira 121
Un amor romántico.
Tanto como una cuchilla cortando
mi piel. Como un cántico
a mí mismo. Esperando
encontrar un amor real amando.

Lira 169
Y no dejo de echar
de menos amar a beso partío…
Sin bailes de pulgar
en un sofá vacío
que se hunde en el silencio de un quejío.

Lira 173
No existe amor eterno
que no interrumpa la vida o la muerte.
Todo tiene su invierno.
Yo bendigo mi suerte
y me sé feliz de reconocerte.

Lira 187
Te amo contra las cuerdas,
la guardia baja, a punto de rendirme.
Golpeas. Y me recuerdas
que intento resistirme
a un querer que quiere sobrevivirme.

Lira 188
Como un salto al vacío.
Como un ave volando contra el viento.
Ser tuyo es no ser mío.
Y, si esto es lo que siento,
aprenderé a perder en el intento.

Lira 189
En silencio, te fuiste.
«Y yo creí que tu cuerpo era mío.»
Nunca supe estar triste.
Es mi risa un quejío
y de lo que no te lloré, me río.

Lira 190
Tú eras mi cosmos, mi orden,
yo era tu caos, tu fuego, tu calor,
tu entropía y desorden.
Un sol abrasador
y una luna fría. Eclipse de amor.

Lira 204
Te observo florecer,
tan colmada de vida y alegría,
que es amargo placer,
dulce melancolía,
saber que mi amor nunca te hará mía.

Lira 205
Se me erizan las canas
y la sangre que en mis arrugas bulle
me delata en las ganas
de que en mi amor te arrulle
cual sueño que en el tiempo se diluye.

Lira 213
Treinta días de promesa,
capítulo a capítulo, y soñar
un sueño que no cesa,
una ilusión de amar
soñando y, con tu beso, despertar.

Lira 216
Eres besos de luz,
mis buenas noches y mis buenos días,
una cara sin cruz,
unas manos vacías,
un soñar despierto en sábanas frías.

Lira 219
Si, al final, atraído,
he caído en tu campo gravitatorio,
ya me doy por perdido…
Cometa transitorio
que aspira a satélite ambulatorio.

Lira 71
A un hilo de distancia
-el que la tela que te cubre teje-
me ahogo en la extravagancia
de que, en vilo, me aleje
del hilo que tu destino me deje.

Lira 8
Todo lo que no digo
en imaginarias conversaciones
que mantengo contigo,
mis monodiscusiones,
fraguan la cárcel de mis emociones.

Lira 182
Cuando me dices eso
que tú y yo sabemos que sabemos
parece hacerse expreso
lo que tú y yo sabemos
pero que a decir no nos atrevemos.

Lira 26
Si das y no te das,
si te entregas hasta quedar vacía,
¿cuánto aguantarás más?
¿Qué podré hacer tal día
para resucitarte, amada mía?

Lira 202
Sueños de amor y muerte
me despiertan cuando aún no amanece.
Vuelvo a volver a verte.
Este recuerdo crece
en un olvido que se desvanece.

Lira 207
Si sólo fueras verbo,
si todo lo que hubiera sólo fuera
la palabra que observo,
ilusión traicionera,
¿acaso cambiaría lo que sintiera?

Lira 208
Brisa de madrugada
entre recuerdos de sueños perdidos.
Memoria imaginada.
Un abrazo prohibido
rescatado del imposible olvido.

Lira 209
He soñado memorias…
Besos y abrazos que nunca viví.
Vidas contradictorias
que me unían a ti…
Imagen borrosa que nunca vi.

Lira 107
Si crees que me conoces,
es que no me conoces todavía.
Tus prejuicios, precoces.
Hueca cacofonía
que oculta en el caos mi cosmogonía.

Lira 53
No es a mí a quien tú quieres.
Te has enamorado de mi careta.
¡Ay, si me conocieres!
La máscara está quieta
y oculta bien a lo que está sujeta.

Lira 54
Quiero que me comprendas,
que hagas el esfuerzo de descubrirme.
Quiero que, al fin, aprendas
que, aunque me cueste abrirme,
anhelo la ocasión de compartirme.

Lira 70
– ¿Qué soy yo para ti?
– Según se miren, imaginaciones. –
Ensoñador, intuí
la nube de electrones
de la que imagino que te compones.

Lira 203
No hay quien no fuera un niño,
ni quien no venga de un mismo agujero.
Si el roce hace el cariño,
no hay amor más sincero
que el que nace en sangre. Mamá, te quiero.

Maritifilia

Lira 124
Volveré a tu frontera,
descalzo, a tu alfombra de oro y cristal,
y en la infinita espera
sueños de luz y sal
trazarán mi cartografía vital.

Lira 63
Hacia África asomado
donde Europa se deshace en arena
-el levante calmado;
la mar honda y serena-
mi mente se desborda y desenfrena.

Lira 164
Yo busco conectar.
Hundo mis pies descalzos en la arena
y observo como el mar
arrastra toda pena
hasta que la tormenta se serena.

Lira 82
Torre número nueve
azotada por el vapor salado
de un mar que no se mueve
mientras todo ha cambiado
en él. La arena, el agua, mi pasado.

Lira 117
Paso a paso, en la espuma
de un claro y cálido cénit de invierno,
cada paso se suma
a este paseo eterno
por playas de un paradisíaco infierno.

Lira 214
Qué bello atardecer,
un horizonte, un sol y todo el mar…
Y uno, que quiere ver
otro día acabar…
¡Mas pueden más las ganas de cagar!

Insomnicidad

Lira 79
Insomnio poético
a la deriva de ideas derivadas
en fluir frenético.
Noches desperdiciadas,
sopor estético y vidas soñadas.

Lira 72
En mi sueño desierto,
persiguiendo un horizonte lejano
y durmiendo despierto,
sigo. Sin nadie a mano,
sigo. Sin rumbo cierto, sigo. En vano.

Lira 92
Moderno Prometeo,
tengo una caja de tormentas llena
guardada por Morfeo.
Un canto de sirena.
La caja hueca. La noche serena.

Lira 93
En palabras midiendo
el tiempo que las agujas están
en el reloj cosiendo,
los minutos se van
del hilo que los sueños tejerán.

Lira 29
Sueño con suave sueño
en mis largas horas de oscuridad.
En este insomne empeño
de entender la verdad
de ser tan pequeño en la inmensidad.

Lira 5
Los pájaros, llenando
el árbol, anticipan el ocaso
de otro día, callando,
como frutos del paso
de un tiempo cada noche más escaso.

Lira 78
No me esperes dormido.
Aunque yo lo intente y, por más que quiera,
tengo el sueño perdido
en una traicionera
tautología que me desespera.

Lira 59
Tengo sueño y no duermo.
No quiero perder el hilo, y sujeto
fuerte este día enfermo.
¡Que no se escape! !Aprieto!
Mi tormenta avanza y mi cuerpo… quieto.

Lira 6
Otra noche sin paz,
arrancándole las horas al sueño.
No me siento capaz
de llegar a ser dueño
de los miedos de este niño pequeño.

Lira 90
Insomnio poético.
Largas noches de vigilia verbal
en un sueño métrico…
¡Mi vida laboral
me envía la Seguridad Social!

Metapoiesismo

Lira 11
Sólo aire en movimiento.
Sólo tinta en un papel impregnada.
Sólo luz a ojo atento.
Sólo huella bien marcada.
Sólo tú lo eres todo sin ser nada.

Lira 39
La lira es un fusible
que me protege de un cortocircuito.
Mi mente, incontenible,
me obliga a que lo escrito
esté lo más lejos del infinito.

Lira 77
En primera persona
de la singular soledad del poeta.
Así se reflexiona,
con la mirada quieta,
ante el blanco espejo de la libreta.

Liras 220, 221 y 222
Una noche despierta
hice una lira. Cuando el vacío mira,
despierto, tu alma muerta,
mientras tu voz respira.
Una noche despierta… hice una lira.
Un pasatiempo, un juego,
una ilusión. Genuina creación.
Poyético alter ego,
me entrego con pasión
a un pasatiempo, un juego… una ilusión.
Retales de una vida
a la deriva. La emoción cautiva
en versos comprimida.
Las huellas de una huída.
Retales de una vida… a la deriva.

Lira 184
Poemas de exorcismo.
Mis demonios de la guarda. Ahora,
que todo da lo mismo.
Sabiduría que ignora.
Memorias de un abismo que se añora.

Lira 185
Lágrimas de poesía.
Llorar en verso en esta noche oscura.
Un universo. Un guía
en el Averno. Cura
de belleza en píldoras de locura.

Lira 41
Está costumbre triste
de no hacer poemas en los días felices,
pertinaz, se resiste
a musas aprendices,
de siesta tras hartarse de perdices.

Lira 64
Mis musas me han prestado
pocas horas de elocuencia infinita.
Ahora ando endeudado
y el interés limita
al mínimo toda máxima escrita.

Lira 210
Hoy mis palabras fluyen,
brotando entre la penumbra dormida.
Sueños que se escabullen…
Mi dolorosa herida,
gruta en carne viva, yace dormida.

Lira 116
Esto no es poesía.
(Tampoco una pipa, ni una manzana.)
Práctica teoría
de paradoja humana:
escribir en el pasado mañana.

Lira 217
Es la función poética.
Es rima. Esdrújula, llana o aguda.
Es vocación estética.
Es palabra desnuda.
Es la verdad cruda que grita muda.

Lira 24
He escrito este legado,
las “Liras de una mente intermitente”.
Aún no está acabado.
Lo estará, de repente,
cuando amaine esta tormenta en mi mente.

Lira 100
Entre asombro y orgullo
va creciendo este experimento poético
que, paciente, construyo.
Un esqueleto estético
que vertebra un imaginario hermético.

Lira 200
Nueve y noventa y seis…
Y sigo contando el ritmo sutil
de estos versos que leéis.
Mi torre de marfil.
Mi universo pueril. Mi verso mil.

Lira 76
Me aso a los participios
y me refugio en las conjugaciones
de verbos que hacen ripios
sin más complicaciones
que la de enhebrar torcidos renglones.

Lira 16
Medidas y rimadas
tristezas, en palabras traducidas.
Las penas ahogadas
son angustias vencidas.
Las ideas labradas. Las horas idas.

Lira 28
No vomitaré poemas
de una vida de perfumadas flores.
Sólo con mis dilemas
y mis angustias peores
haré versos. Cárcel de mis temores.

Aleatoriosura

Lira 170
Noviembre trae tormenta.
El rayo indomable rompe a llorar.
Este agua llueve lenta.
Un año va a pasar.
Un año. Un rayo. Un trueno. Un mar.

Lira 191
Rajmáninov. Primeros
ocho acordes del segundo concierto
de piano. Verdaderos,
cual corazón abierto
que renace y late después de muerto.

Lira 14
Me siento iluminado.
Un hilo de wolframio incandescente,
si es electrificado,
y algún gas transparente
y salgo de las sombras de repente.

Lira 35
Me embriago poco a poco
con sangre de la uva fermentada.
Baco me vuelve loco.
Poco hace Apolo, o nada,
para curar mi euforia entusiasmada.

Lira 160
Soy un caldo caliente.
¿Dos tercios de agua a treinta y siete grados?
¡Un puchero viviente!
Con sus avíos echados.
Hueso, tocino y pringá bien mezclados.

Lira 178
Nocturnos de Hydromuria
rebosando lágrimas de placer.
Melancólica furia
por volver a aprender
a perder esta ilusión de querer.

Lira 3
Llegáis como despojos,
desechos del sistema educativo,
marcados como flojos,
deshechos sin motivo,
víctimas de un fracaso colectivo.

Lira 67
Miles de kamikazes.
Dados en sacrificio colectivo.
Sucumben, incapaces.
Fracasan, sin motivo.
Hecatombe. Sistema educativo.

Lira 73
No se lo merecía.
Tampoco hizo nada por evitarlo.
Y, no, no se lo veía
venir. Sin esperarlo
vino. Y ya sólo pudo lamentarlo.

Lira 74
Otro fracaso más.
Otro inexorable niño perdido.
Otro que olvidarás.
Otro que hubiera sido
otro, si salvarlo hubieras sabido.

Lira 139
No siempre uno es primero.
En un segundo, pasa a ser segundo
con dibujar un cero
redondo como el mundo.
Tercero, observo, cuento y me confundo.

Lira 31
¿Cómo cambiar quién soy
si el hábito pesa más que el empeño?
El empeño de que hoy
debo ser lo que enseño
a otro a ser: ser él de su hábito el dueño.

Lira 143
Catetos de ciudad,
mirándote por encima del hombro
con superioridad.
Microcosmos de escombro
de los que cada vez menos me asombro.

Lira 135
Al principio, siempre es
demasiado pronto. Y así es normal
caer en un traspiés.
Sin embargo, al final,
si caes en un traspiés, siempre es fatal.

Lira 94
Dicen que polvo somos.
Dicen que en polvo nos convertiremos.
Mientras, en nuestros domos,
mayor polvo movemos
para barrer la vida que perdemos.

Lira 196
Ruido. Meditación.
Virutas de metal incandescente.
Memoria. Producción.
Dos horas. De repente.
Doscientos cortes templando mi mente.

Lira 27
Vivo hundido entre ríos
de puentes de hidrógeno que diluyen
sal de estos huesos míos
que entre crujidos huyen
del desenlace eléctrico que intuyen.

Lira 58
Una noticia hueca
hoy me ha hecho daño; y el daño, dolor;
y una lágrima, seca.
Y un muy bien hecho humor
me ha hecho gracia y dado pena. ¡Qué horror!

Lira 45
Un lenguaje inventado,
nuevo, con un inventado alfabeto,
tampoco es complicado…
Lo he hecho. Y el aprieto
es dotarlo de un discurso concreto.

Lira 13
…sobre hombros de gigantes.
(Me siento pequeño en comparación.)
“Personas importantes.”
¿Cuál es mi aportación?
¡Importar la ciencia, exportar la acción!