Exorcismo y pasión por el coaching en el quinto aniversario de EFIC

Esta semana, EFIC (Escuela de Formación Integral en Coaching) ha celebrado su quinto aniversario con las jornadas Coaching, Innovación y Responsabilidad Social, organizadas con la colaboración de la Universidad de Sevilla y la Fundación Cajasol. Para esta ocasión, EFIC ha conseguido traer a Sevilla a Robert Dilts, uno de los principales referentes internacionales del Coaching y la PNL (programación neurolingüística). Esta era una oportunidad única para todos los que hemos aprendido a ser mejores coaches con sus libros y para mí, personalmente, ha sido una experiencia muy especial, que me ha ayudado a “luchar contra mis demonios” y fortalecer mi pasión por el coaching.

Pedro MarcosLa ponencia de apertura realizada por Pedro Marcos, me ayudó a comprender mejor el proceso de transformación personal que tuvo que realizar para llegar a poner en marcha este proyecto y convertirse en uno de los principales impulsores del coaching en Andalucía. Siempre lo he mirado con admiración y una sana envidia desde la perspectiva profesional, pero con su ponencia pude conectar con él a nivel personal. Tenía ganas de saludarlo y, nada más llegar al Pabellón, lo busqué. En su saludo me dio un feedback completamente inesperado que me demostró su aprecio y reconocimiento. Este detalle fue muy especial para mí, porque me ayudó a separarme de mis propias dudas e inseguridades, que han crecido más de lo que me gustarían últimamente. Siempre le estaré agradecido por crear la oportunidad de acceder al coaching en Sevilla para tantas personas que nos hemos formado con EFIC, promoción tras promoción.

La ponencia de Alfonso Alcántara (Yoriento) me ayudó a recordar lo que tantas veces he escuchado o leído de él. Mi posición profesional depende de mi acción y de mi capacidad para promocionarme a mí mismo y ganar presencia en las redes. Durante mucho tiempo, he estado centrado en hacerlo bien, sin darle la importancia que debiera a hacerlo saber. De estas jornadas salgo con los motivos reforzados para mejorar mi proyección como profesional de las personas, que es como define Alfonso a los que nos dedicamos al Coaching y la Consultoría.

La tarde del jueves terminó con las poderosas experiencias de dos coaches que eran un testimonio vivo de superación de las limitaciones y una reflexión compartida sobre la responsabilidad social. Pero el plato especial estaba reservado para la mañana del viernes, en la que Robert Dilts realizaría el taller “El viaje del héroe” y, en este caso, experimentado de una forma especial, al lado de Charo, mi multidimensional compañera en esta aventura que es vivir. Contaba con que iba a ser especial, pero no imaginaba lo que iba a suponer esta experiencia para mí.

Robert Dilts“El viaje del héroe” es una compleja metáfora para ayudarnos, o ayudar a otros como coaches, a superarnos frente a la adversidad. El héroe tiene que descubrir cuál es su verdadera llamada para traspasar el umbral de la cueva donde se encuentra el demonio, para ello debe encontrar sus recursos y sus mentores, que lo ayuden en esta difícil y arriesgada tarea (si no, no sería un héroe) y superarse a sí mismo. Lo que yo no podía imaginar es que fuera a luchar contra mis propios demonios durante el mismo taller.

El “síntoma”, que es como Dilts definió al disfraz con el que se nos presenta en ocasiones la “llamada”, fue la insatisfacción con una situación inesperada. Yo tenía la expectativa de que se usara un sistema de traducción simultánea, del que pensaba prescindir para seguir el taller en inglés. Sin embargo, la traducción era presencial, con una persona al lado de Dilts que iba interpretando a turnos sus palabras. Mis demonios eran mi miedo a manifestar mi insatisfacción, mi necesidad de sentirme correspondido y en cierto sentido la sensación de sacrificio por la expectativa frustrada de seguir a Dilts directamente, sin “interrupciones”. Tras poner Dilts los vídeos de Steve Jobs, en los que hablaba de nuestra capacidad de influir en el mundo y cambiarlo, no pude contenerme más. Lo que yo entonces creía que era una petición razonable, era en realidad una demanda egoísta basada en mi insatisfacción. Pero hice lo que sentía que tenía que hacer, interrumpí el taller y pregunté si no se podía prescindir de la traducción. Y entonces Dilts, que ya mostró habilidad para gestionar mi interrupción pero la recordó y me invitó a hablar, me escuchó y rechazó mi petición de forma razonable y cortés. Y, en ese momento, fue como si me hubiese liberado de toda la insatisfacción y frustración acumuladas durante los últimos años, como si todos los fracasos encadenados, toda la presión y el estrés, desaparecieran. Tenia delante de mí, al otro lado de un auditorio abarrotado de gente, a uno de mis referentes, aceptándome a mí y negando a mis demonios con una energía y un equilibrio que no había presenciado nunca antes. Con bondad. Me sería difícil explicar exactamente lo que sentí, pero no fue vergüenza o resignación, me sentí escuchado y aceptado. Y supe en ese momento que yo quiero ser así, que quiero tener esa fuerza e integridad.

Esta experiencia, este “exorcismo”, fue facilitado después por los miembros de EFIC que organizaban las jornadas, que no me ofrecieron ningún tipo de reproche ni de crítica. En especial, Juan Manuel Conde, que con excusa de hacerle de traductor, me ayudó a acercarme a Dilts y así pude disculparme por mi comportamiento. Tras esta liberación, el resto de la jornada pude dedicarme a aumentar mi pasión por el coaching y mi compromiso con esta disciplina.

Luis CachoLa segunda intervención de Robert Dilts, la conferencia “Futuras generaciones de emprendedores: vivir tus sueños y hacer un mundo mejor a través de tu negocio”, me reafirmó en mi compromiso con el proyecto de Coaching Educativo iniciado hace casi cuatro años. Aunque, reconozco que tengo que mejorar el equilibrio EGO-ALMA, dado que como decía Dilts, si no cuidamos el EGO, uno puede llegar a sentirse cansado, quemado y desilusionado, que es como me he sentido en algunas ocasiones con un proyecto en el que me he volcado y lo he entregado todo.

La ponencia de Luis Cacho no pudo ser más oportuna en este sentido. Conecto personal y profesionalmente de forma profunda con los fundamentos de la Educación del Ser y de Fundación Promete y considero uno de mis éxitos el ser parte ya de ese cambio en el paradigma educativo con el trabajo que estamos realizando en Socrática. Espero poder seguir contribuyendo en esta misión.

Me siento muy agradecido a Pedro por tener la valentía de seguir sus sueños y poner en marcha este proyecto con el que nos hemos podido formar tantos coaches. Agradezco a EFIC el esfuerzo por poner en marcha estas jornadas y ofrecernos el lujazo de tener un taller de Robert Dilts, uno de los principales referentes de la PNL y el coaching, en Sevilla. Y espero que podamos volver a vernos dentro de cinco años todos los compañeros de profesión con los que he compartido momentos en esta celebración y que celebremos juntos los diez años de EFIC.

5º aniversario de EFIC

Acabo de empezar

Dos meses hace que no regresaba a esta página a reflejar los pensamientos que me sirvan de reflexión y reflejo de mi propia realidad. Y parece que fue ayer, pero han sido dos meses llenos de actividad y proyectos, ilusiones y realidades, de palabras y hechos. Dos meses en los que también he pensado y escrito bastante, aunque haya sido en otras plataformas. Y hacía tiempo que quería regresar aquí para dejar testimonio, pero siempre quedaba relegado por los quehaceres y retos de unos días de vertiginoso y extenuante trabajo.

Hace dos meses, 2012 empezaba amenazante con augurios de catástrofe económica. Todas las voces se ponían de acuerdo para desanimarnos a emprender cualquier tipo de proyecto empresarial. En este contexto, a veces me he sentido un poco extraterrestre cuando me veo trabajando a diario en dos proyectos que avanzan con paso firme ofreciendo perspectivas tan ilusionantes como esperanzadoras. El riesgo y la incertidumbre siguen estando ahí, y hay días en que se hace difícil superar con ánimo los problemas que se presentan inesperadamente y los retos que se van acumlando.

Por suerte, he tenido la habilidad de mantenerme impermeable a la hipérbole de pesimismo en la que participan, en un deplorable ejercicio de negligencia, la enorme mayoría de los medios de comunicación, que cada vez ofrecen una imagen más distorsionada de la realidad, eludiendo su responsabilidad de aportar a las personas una información útil que les ayude a encontrar alternativas y soluciones para mejorar su situación. El cinismo, la sátira y el esperpento campan a sus anchas cumpliendo su cometido de alejarnos de la realidad. Pero fuera de la caverna de sombras el sol quema de verdad.

En medio de este panorama he puesto en marcha un proyecto en el que había estado pensando desde hacía año y medio y que empecé a desarrollar hace medio año: la Academia Socrática. Este Centro de Formación y Coaching es una retadora iniciativa empresarial con la que quiero acercar el coaching a los adolescentes para ayudarles a superar la lacra del fracaso escolar y a desarrollarse en los aspectos personales que están más allá del ámbito académico.

Pese al creciente reconocimiento del coaching, no deja de ser arriesgado y atrevido poner en pie un proyecto pionero que abre un mercado nuevo y desconocido. Y aunque ésta sea una empresa individual, no puedo dejar de agradecer a las personas que me están acompañando en su puesta en marcha el apoyo que me están ofreciendo para sacar adelante este proyecto. Especialmente a mi familia y mi pareja que han alentado mi decisión y están colaborando con su trabajo y ayuda en hacerlo realidad, así como a mi cuñado, que sembró sin saber esta idea en mi cabeza hace más año y medio y su ejemplo me ha servido de inspiración. Pero también quiero enviar mi agradecimiento al Ayuntamiento y el CADE de Los Palacios y Villafranca, que junto a La Caixa me han ofrecido la oportunidad de acceder a la financiación necesaria para iniciar este proyecto, en especial a Rocío Lay, por su implicación personal, colaborando más allá de las funciones que le competen. También quiero agradecer su apoyo a todos mis colegas coaches, profesores y compañeros de distintas promociones del máster de coaching de IECEFIC, así como a todas las personas que han sabido de este proyecto y me han expresado su ánimo y apoyo para ponerlo en marcha. Por otra parte, también quiero agradecer su implicación a Nieves, Rubén y José Antonio, que han comenzado a trabajar en este proyecto compartiendo mi ilusión y comprometiéndose con su desarrollo. Y mi mayor agradecimiento es para Antonio, Adrián, Amanda y Curro, los pioneros, en vosotros veo hacerse realidad este sueño cada día y vuestra sorprendente evolución y mejora me anima a seguir apostando para que este proyecto pueda ayudar en su crecimiento y desarrollo a muchos adolescentes más.

Podría concluir aquí, pero simultáneamente a la puesta en marcha de esta empresa, me he visto implicado en el desarrollo de otra apasionante iniciativa. Hace casi un par de años, un amigo y yo empezamos a proyectar la creación de un medio de comunicación de ámbito local. Llegamos a colaborar con más personas y a un estado avanzado de su planificación. Pero no era el momento, y el proyecto quedó abandonado. Y yo creía que en el olvido. Sin embargo, hace varios meses, mi amigo Sergio me sorprendía diciéndome que se estaban dando las condiciones idóneas para retomar este proyecto. InfoAgenda, no era mas que una idea con un logotipo. Se rescataron los diseños y se mejoraron las ideas, incorporándose funciones y productos que mejoraban notáblemente el proyecto original. Y Sergio, acompañado de Antonio Luis, a quién yo aún no conocía, empezaron a mover el proyecto mientras yo estaba trabajando en hacer posible el proyecto de Socrática. Me parecía estupendo y me alegraba que el proyecto saliera adelante, pero ellos también tenían planes para mí.

Sorprendido y agradecido acepté su ofrecimiento de participar en una plataforma digital de comunicación, que aún hoy sigue definiéndose y desarrollándose, pero que se fundamenta en la misión de ofrecer a los vecinos de los municipios pequeños la capacidad de llegar a la información y eventos de interés local, que quedan ocultos en la agenda informativa de los grandes canales, y que se sostiene en sólidos principios de utilidad, pluralidad y valores que fomenten el desarrollo social de los entornos en los que participe. Hoy, el proyecto es una realidad que está generando una repercusión creciente y unas expectativas muy alentadoras para un modelo de negocio a su vez difícil y frágil. La calidad del producto ofrecido está siendo reconocida, pero todavía queda esperar la respuesta del mercado a la propuesta de valor realizada.

Personalmente, lo más difícil está siendo compaginar ambos proyectos, estableciendo prioridades que no hagan peligrar el desarrollo de ninguno de los dos. Y, sin embargo, parece que el trabajo llama al trabajo y el universo responde a la actividad con más oportunidades de proyección profesional y personal. En este sentido, en la vorágine del inicio simultáneo de ambas empresas, he tenido lo oportunidad de colaborar con mi colega Rocío Tapia, una de las compañeras del master de coaching que destacó de forma más precoz por su iniciativa emprendedora con la creación de Arquicoach, que en las últimas semanas ha creado la Delegación Sorprendedora en Sevilla, convirtiendo a Socrática en la sede del primer Playworking Sorprendedor. La iniciativa tuvo una respuesta muy satisfactoria y el desarrollo de la jornada fue muy positivo. Ya estamos preparando la segunda edición y esperamos que la inicitava se consolide y ofrezca a las personas que se están planteando la puesta en marcha de iniciativas emprendedoras las ideas, los recursos y el ánimo necesario para sobreponerse a los mensajes que los desalientan y los alejan de hacer realidad sus sueños.

Y mientras tanto, este blog ha estado abandonado. Pero, posiblemente, esta sencilla página fuera el inicio, hace 365 días (mañana cumplirá un año), de todo lo que hoy está tomando forma. Por ello, no quería dejar de reflejar aquí todo lo que está sucediendo. Espero poder parar por aquí más a menudo en los próximos días para seguir reflexionando y participando del espíritu con el que nació este misma página hace un año: la siembra de pensamientos y la recolección de puntos de vista.

Mi más sincero agradecimiento para todos los que me estáis acompañando en estos momentos de mi vida, espero seguir contando con vosotros porque no he hecho más que empezar.

Master de Coaching en Sevilla

La vigencia del coaching en nuestros días está cada vez más demostrada, así lo constatan los medios de comunicación con artículos como éste, que encontrábamos ayer mismo en ELPAÍS. Se va generalizando el conocimiento de que “los entrenadores del coaching ayudan a las organizaciones a fijar objetivos, abordar los cambios y elevar la productividad de las personas”, como expresa el citado artículo (el subrayado es mío).

A la vez, cada vez hay más personas que, con un conocimiento poco más que aproximado, se autodefinen como coaches para aprovechar la fuerza de esta tendencia. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, profesionales provenientes de la consultoría, la psicología o la formación, no realizan coaching, sólo se sirven del nombre para seguir vendiendo técnicas que no se corresponden con los fundamentos de nuestra disciplina. Si cada vez se habla más de coaching, si cada vez este concepto (al que no hemos encontrado traducción posible al español) es más conocido, se debe a los resultados tan positivos que experimentan los clientes que han realizado un verdadero proceso de coaching.

Logotipo del Instituto Europeo de CoachingHace poco, conseguí la certificación como Experto en Coaching por el Instituto Europeo de Coaching. Y me gustaría dedicar este post al Master de Coaching, que en Sevilla es organizado por EFIC, la Escuela de Formación Integral en Coaching.

Tras varios meses de una intensa formación teórica y práctica, nuestra percepción es bastante aproximada a aquella máxima socrática que rezaba “sólo sé que no sé nada”. Esto se debe a que el habernos formado con una perspectiva holística del coaching, que integra a todas las corrientes, nos abre a una cantidad enorme de conocimiento, en vez de cerrarnos a unas técnicas limitadas. Pero es precisamente este respeto por todo lo que me queda por aprender lo que me permitirá seguir creciendo como coach.

Aparentemente, no soy más que otro coach en Sevilla, recién egresado. Y más humilde que otros, autoetiquetados como coach. Y con más respeto por el coaching y por el cliente al que se lo ofrezco. Y con un entusiasmo enorme por crecer profesionalmente. Pero tengo el convencimiento, de que cuando ofrezca mis servicios, aquella persona que algún día recibió algún servicio de consultoría o psicoterapia disfrazado de coaching, sabrá valorar la diferencia.

Si alguien estuviera interesado por conocer más sobre el coaching, más allá de lo que yo mismo le pueda explicar, la mejor opción que tienen en Andalucía, y más concreto en Sevilla, es el Master de Coaching organizado por EFIC e impartido por IEC, que ya está consiguiendo eco en los medios de comunicación.