Bío

Si hay algún concepto que pueda definirme, es la Comunicación.

De cuando era pequeño, aún conservo un carácter locuaz y extrovertido, que actualmente se traduce en un apetito voraz por descubrir personas y construir conversaciones. Durante mi adolescencia, alternaba entre la escucha profunda de las personas que me rodeaban y la expresión completa sobre las tablas de un escenario. Tanto en el escenario como entre bambalinas aprendí mucho sobre el ser humano, sobre sus debilidades y fortalezas, sobre sus aspiraciones y miedos, sobre sus luces y sombras.

Con 15 años, intenté crear una revista en mi instituto, mi primer gran fracaso. Pero me permitió conocerme mejor y descubrir la publicidad, lo que me llevó a iniciar la Licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla. Durante los primeros años en la Universidad descubrí mis dotes de Estrategia y Liderazgo, que seguí cultivando, dirigiendo mis intereses hacia la Comunicación Corporativa. Fueron años de descubrir la comunicación en su vertiente social y colectiva, ya se aplicara a la consecución de objetivos comerciales, la consolidación de una cultura corporativa o la definición estratégica de una institución. Sin embargo, conforme iba concluyendo mis estudios, cada vez tenía más claro que toda organización se compone de personas, con sus luces y sombras.

No habiendo terminado aún los estudios, inicié mi primer proyecto empresarial, una Consultora de Comunicación y Marketing. Fue una etapa de lucha y aprendizaje, que me permitió conseguir una experiencia que jamás habría ganado trabajando por cuenta ajena. Lo más satisfactorio, ser capaz de contrastar mis competencias profesionales con la realidad de la calle satisfactoriamente. Lo más duro, tener que asumir mis propias carencias y limitaciones, todo lo que me quedaba por aprender. Este proyecto llegó a su conclusión tras una etapa de intensa colaboración con una consultora de Desarrollo Empresarial, una gran apuesta y un gran fracaso, con el que pude conocer mejor la realidad del ser humano, de la maldad y la bondad de las personas, con sus luces y sombras.

Tras esta etapa comencé a trabajar como Responsable de Comunicación y Marketing en una empresa líder en su sector en la provincia de Sevilla. Con este trabajo pude conocer mucho mejor el tejido empresarial andaluz y su estructura económica, también aprendí mucho sobre la forma en la que se construyen las relaciones en una gran empresa, entre sus departamentos y sus diferentes niveles profesionales. Conocí de primera mano los pormenores del trabajo de un departamento comercial y de la formación de nuevas delegaciones. Simultáneamente, trabajé como formador de Marketing para pymes.

Durante este tiempo, pude reorientar profesionalmente mi vocación, la comunicación en su aspecto más personal, más humano. Estudié el Máster de Experto en Coaching con el Instituto Europeo de Coaching y descubrí cómo, a lo largo de mi vida, había ido cultivando muchas de las competencias necesarias para trabajar como coach, integrando las competencias del pensamiento estratégico y la vocación formativa. Al fin y al cabo, entiendo que el coaching es, en esencia, un acto de comunicación.

Currículum Vitae

Puedes acceder a mi currículum vitae actualizado aquí.

Un pensamiento en “Bío

  1. Pingback: José Arahal: "Entusiasmo empresarial. Enamórate de tu negocio" - Jornadas del Foro de Innovación #DHInnova

Los comentarios están cerrados.