Yo soy… lo que yo creo

Yo soy lo que yo creoLeía esta mañana en una cita de Wayne W. Dyer que las dos palabras más importantes que se pueden decir son “yo soy”, porque lo que venga detrás nos dará forma con mayor fuerza que cualquier otra influencia que pueda provenir de nuestro entorno.

En muchas ocasiones, pasamos por alto la verdad tan profunda que se esconde en la reflexión anterior, la capacidad que tenemos de definirnos con nuestro lenguaje interior, con lo que nos decimos a nosotros mismos. Yo que estoy constantemente expuesto a mensajes positivos e historias de personas que demuestran la capacidad que tenemos todos de superar nuestras barreras con agallas y determinación, me descubro a mí mismo en muchas ocasiones enviandome mensajes inútiles, limitantes e incapacitantes.

Pero todavía es peor lo que descubro casi a diario en muchas personas que no han aprendido aún a reconocer el poder que tienen para redefinirse a sí mismas. Cuando un jóven me dice que él es muy mal estudiante, me cuesta mucho hacer que se separe de esa creencia, aunque sólo sea un momento para verla desde fuera, porque su identidad se ha fraguado con ella. Es el mismo mensaje con el que le han estado martilleando desde que es pequeño.

Todos tenemos “yosoys” escondidos por distintos rincones de nuestra mente y que resulta muy difícil sacar a la luz. A veces, es más productivo quitarles espacio creando las definiciones sobre las que construir positivamente nuestra identidad.

Porque en definitiva, yo soy lo que yo creo. Yo soy tanto mis creencias como mis creaciones. Y lo mejor es que tengo la capacidad de influir sobre ellas y elegirlas.

Hoy voy a compartir contigo tres definiciones sobre las que quiero reforzar mis valores, mis creencias y mi identidad.

Yo soy José Arahal, una edición limitada de ser humano, con una posición concreta en el universo y la capacidad de influir en todo él con mi movimiento consciente.

Yo soy coach, acompaño a otras personas en un camino en el que descubren su propia grandeza, dando a luz a una renovada versión de ellas mismas.

Yo soy poderoso, puedo determinar mi propio futuro con mis elecciones y actos conscientes y tengo la capacidad de producir y ofrecer valor a toda la humanidad.

Y tú, ¿cuáles son tus tres “yosoys”?